Strudel de champiñones

4 Personas

  • 15 g de margarina
  • 450 g de champiñones variados (picados en trozos grandes)
  • 1 manojo de cebolletas (picadas en trozos grandes)
  • 200 g de queso de untar desgrasado
  • 4 cucharadas de cebollino fresco picado
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 3cucharadas de aceite de oliva
  • 8 tiras largas de pasta filo
Strudel de champiñones

Puntuar:

Calienta la margarina en una sartén grande. Añade los champiñones y cocina, moviendo ocasionalmente, durante 5 minutos. Añade las cebolletas y mantenlo en el fuego durante 5 minutos más o hasta que los champiñones estén suaves y todo el líquido se haya evaporado. Deja que la mezcla de champiñones se enfríe por dentro, remueve y añade mientras remueves el queso de untar y los cebollinos. Condiméntalo para darle sabor. Coloca una hoja de filo sobre una superficie limpia y aplica ligeramente aceite con un pincel. Coloca la segunda capa de filo sobre la primera, y aplica aceite con un pincel. Repite el proceso con las hojas restantes. Con cuidado, extiende la mezcla de champiñones sobre la pasta, dejando un borde de 2,5 cm. Enrolla la pasta, desde el lado más corto, como si fuera un brazo gitano. Cuidadosamente, ponlo sobre una bandeja para el horno, asegurándote de que el final del rollo queda por debajo. Con un cuchillo afilado, haz unas ligeras marcas en diagonal en la parte superior de la pasta. Extiende con un pincel el aceite restante y hornea a 200°C entre 20 y 25 minutos o hasta que la pasta esté crujiente y dorada Déjalo reposar 5 minutos y después corta en rodajas. Sirve caliente con una ensalada verde